RESEÑA: Los Amores de Sylvia, de Elizabeth Gaskell

“El amor era una vanidad, una cosa mundana de la que no había que hablar, y en la que tampoco había que pensar” –Capítulo 11

 

Esta es la segunda novela que leo de Elizabeth Gaskell, y extrañamente es mi favorita a pesar del megadrama que significa leerla. Por ser una de esas joyas desconocidas en las librerías de mi país no pude conseguir ninguna edición en físico, pero Apolo, mi eReader me sacó del apuro y lo pude leer. Y decir que a pesar de leerla sin ganas al principio, luego LITERALMENTE no la pude soltar.


 

La historia habla de Sylvia, una joven cuya falta de educación, testarudez y apasionados sentimientos la llevan inevitablemente a sufrir.  Sylvia vive en un pueblo donde la principal fuente de los-amores-de-sylvia-9788439722359economía para las familias es la caza de ballenas, que obliga a la mayoría de los hombres a irse al Ártico a trabajar. Cuando la temporada de caza había terminado y los hombres regresaron al pueblo, Sylvia conoce al primo de su amiga Molly, el arponero Charles Kinraid. Poco a poco, con el trato y la conversación, se enamoran, sin embargo Kinraid debe partir para la temporada de ballenas, pero parte prometiéndole a Sylvia de casarse con ella a su regreso. Paralelamente a esto encontramos la relación de Sylvia con su primo Philip Hepburn. Éste se encuentra perdidamente enamorado de Sylvia, hace planes para poder casarse con ella y afortunadamente cuenta con el apoyo de la madre de Sylvia. El gran problema es que Sylvia no lo ama, todos sus afectos están dedicados a Kinraid.

Para la suerte de Philip y la desgracia de Sylvia, a Kinraid lo capturan los oficiales del rey para servicio obligatorio a la corona. Philip vio como se llevaban a Kinraid y hasta hizo promesa de transmitirle el mensaje de Kinraid a Sylvia: él volvería por ella, se casarían y que por favor lo esperara, él no le fallaría. Sin embargo, Philip se calla todo esto.  Rumores aparecen de la “supuesta”  muerte de Kinraid, hundiendo más a Philip en sus mentiras a Sylvia, quien por supuesto está más desconsolada y desesperada que nunca. Para acarrear más desdicha, el padre de Sylvia se mete en serios problemas, al punto que es apresado y ejecutado. Al no tener más a su padre, estando su madre enferma y perdiendo la granja donde tantos días había sido feliz, a Sylvia no le queda más que recurrir a Philip y casarse con él, meramente por interés.

Philip, quien ve a Sylvia como una diosa, obviamente piensa que su matrimonio es la máxima felicidad obtenida. Su vida prácticamente era perfecta: se había vuelto rico, tenía buenas relaciones con los demás y la esposa que tanto soñaba que pronto le dio un bebé. Pero un día Kinraid volvió por Sylvia… desbaratando todo. Kinraid le contó todo a ésta, quien destrozada le dijo las peores palabras e insultos posibles al débil Hepburn. Desconsolado, este huye. Kinraid se va también, y luego Sylvia se entera que él se casa. Philip se enlista al ejército y hasta le salva la vida a Kinraid, su enemigo. Todo termina cuando Philip muere en brazos de Sylvia, quien regresó disfrazado de vagabundo solo para poder ver de lejos a su hija y esposa. Por salvar a su hija que cae de un acantilado, se golpea de muerte y es entonces cuando todo el pueblo se entera quien era él. Sylvia le pide perdón en el lecho de muerte, él también a ella y finalmente muere. La historia concluye con que Sylvia murió tiempo después, su hija se casó con un americano y se fue a EEUU.


 

Lo que más me pareció triste fue ver como la vida le cambia en un segundo a Sylvia. Ella pasó de ser una niña alegre, lozana y feliz, que compartía su tiempo en trivialidades y la vida familiar, que dedicaba su vida a pasear por el campo y ayudar en casa a convertirse en una mujer desdichada, amargada y nostálgica, sin ninguna aspiración para su vida. Eso es horrible, pero es también consecuencia de las decisiones que tomamos. Desde el momento que se presentó Kinraid supe que habría problemas y que él no era conveniente para Sylvia, pero ¡baaaaaam! se enamoran.  Es como si todo el destino confabulara contra Sylvia y que todos los que la rodearan de una u otra manera fueran utilizados para destruirle su vida.

Incluso Elizabeth Gaskell alguna vez dijo que Los Amores de Sylvia era “la historia más triste que yo haya escrito”.

Mrs. Gaskell

Philip, a pesar de ser tan débil y frágil fue mi personaje favorito, porque él demuestra como sus intenciones a pesar de ser buenas eran llevadas por la obsesión casi psicópata por Sylvia, pero al final enfrentó todos sus errores y los aceptó de buena gana.  Me dejó impactada cuando él reconoció haber puesto por encima de Dios a Sylvia, convirtiéndola en su objeto máximo de adoración.

Ya había leído otra novela de Elizabeth Gaskell, Norte y Sur, y como siempre ella no me decepciona por ningún motivo en cuanto a estructura, descripciones, diálogos o narración (ni hablar de los maravillosos títulos de cada capítulo), aún no comprendo cómo es que ella es aún tan desconocida en medio de la literatura inglesa del siglo XIX, ella está a la altura de grandes escritoras como Austen y las Brontës.

Para lecturas plagadas de emociones, nada mejor ésta, recomendable al cien por ciento.

 

Anuncios

Un comentario en “RESEÑA: Los Amores de Sylvia, de Elizabeth Gaskell

  1. Pingback: RESEÑA: La Casa del Páramo, de Elizabeth Gaskell | La Lectora Indiscreta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s