RESEÑA: El Soñador y las Damas, de Candice Hern

“Solo porque casualmente tenga un enfoque más práctico de la vida no quiere decir que sea infeliz o que me hayan roto el corazón. Simplemente soy realista; no una escéptica, como siempre llama. Realista”.

ImagenResulta que soy algo suertuda y me gané un concurso en Facebook. El concurso era organizado por una feria del libro en mi país y el premio era obviamente un libro. Gané y fui por mi libro y una señora me llevó a un rincón donde tenían una caja llena de libros que yo podía escoger el que quisiera. Yo estaba con una amiga y le dije que me ayudará a escoger el libro, nuestra sorpresa fue que en la caja sólo había libros que no valían la pena. Entre estos me tocó escoger como diríamos mi amiga y yo “el menos peor” y era este. Al ver que hablaba sobre la Regencia Inglesa pues no dude en agarrarlo y llevármelo.

El Soñador y las Damas, escrito por Candice Hern, habla sobre Eleanor Tennant, una joven viuda de 29 años que tiene a su cargo a la hija de su hermano, la señorita Belinda Chadwick. La historia inicia con una discusión entre ellas, pues Belinda está enamorada de Geoffrey Barkwith, un joven con fama de libertino y poca fortuna. Belinda es fiel seguidora de una revista para mujeres, El Gabinete de las Damas de Moda, y particularmente de una “consejera”, la Entrometida, que se dedica a contestar cartas de mujeres con problemas amorosos, dándoles consejos en exceso románticos e idealistas. La Entrometida le aconsejó a Belinda que siga “su corazón” luego de que ésta le envió una carta. Eleanor enojadísima busca todos los medios para dar con el paradero de la Entrometida, hasta darse cuenta que la romántica consejera es un hombre, Simon Westover, un sentimental que se esconde bajo el anonimato de la Entrometida. Ella obliga a Simon a que vaya con ella y se retracte del consejo que le dio a Belinda. La sorpresa es cuando llegan a la casa y se enteran que Belinda se ha fugado con Barkwith.

Eleanor dice a Simon que si no la ayuda a encontrar a Belinda difundirá la verdad sobre la Entrometida, por lo que de mala gana ambos emprenden la búsqueda de Belinda por todo el país. Durante una discusión, Eleanor revela a Simon que dejó de creer en el amor cuando fue burlada y deshonrada por un hombre con el cual ella se había fugado de la misma manera que Belinda. Las discusiones entre ambos son frecuentes pues Eleanor no cree en el amor y Simon sí. Estas diferentes opiniones hacen que la atracción entre ellos sea inevitable. Aún cuando llevaban menos de una semana de conocerse, Eleanor y Simon pasan la noche juntos y se declaran su amor.

A la mañana siguiente Simon es notificado de la ubicación de Belinda y parte a buscarla. Siguiendo lo que alguna vez oyó en boca de Eleanor, la rapta, amordaza y lleva en su caballo. Al llegar a la posada se encuentra con Eleanor, quien horrorizada por la forma en cómo trajo a Belinda, le reprocha su conducta, sus ridículos ideales románticos y hasta revela su identidad de la Entrometida ante todas las personas. Esto hiere a Simon y sin más que nada se separan. Lo que causó sorpresa a todos es que Belinda sí se había casado con Barkwith y que la fuga había sido idea de ella.

Eleanor luego se arrepiente de todo lo que dijo a Simon y le escribe una carta a la Entrometida, como una identidad falsa, pidiéndole perdón. Simon regresa a ella y terminan juntos.

Imagen

Mi libro

La verdad es que el libro en sí no me gustó en lo absoluto. Al leer las motivaciones de la autora en su sitio web sobre cómo había surgido la idea de la novela me pareció genial, e incluso el argumento me parece muy bueno, pero ya al leerla es como bah, una gran decepción.

El lenguaje que usaban los personajes me parecía irreal y anacrónico, la estructura era muy lineal y lo único que me pareció emocionante fue el principio y el final, porque ya entrada la historia todo se vuelve pesado y repetitivo: la travesía de posada en posada, de cambio de carruaje, las discusiones…

Algo que en verdad detesté es que repetía “Maldita sea” y “maldición” tantas veces que yo quería golpear a alguien cada vez que lo veía. Se supone que es un libro ubicado en el siglo XIX, maldición.

La historia también tenía momentos demasiado sexuales para mi gusto, pues poco a poco pasó de sonrojos y pestañeos a insinuaciones y reacciones tan sexuales como un libro erótico. Esto particularmente no me gusta, es decir yo voy a leer libros que se ubican en el siglo XIX para sentir la candidez e inocencia del amor… y en realidad empecé con un libro así pero hubo momentos en los cuales estaba inmersa en un corriente libro erótico contemporáneo.

Pero quiero rescatar un punto que es tanto positivo como negativo: las descripciones. Por un lado son buenos porque aprendí sobre vestidos, postas y postillones, comidas, posadas, revistas, lugares y hasta celebraciones propias del siglo XIX que eran desconocidos para mí, pero el lado malo es que se repiten tanto estas descripciones, como un abrumador ataque, que llegó un punto en que dije “¡basta, ya entendí que la novela está ubicada en el XIX okay!”.

Para mi sorpresa El Soñador y las Damas (Once a Dreamer, el título en inglés)es parte de una saga que precisamente se llama El Gabinete de las Damas. No creo continuar la saga la verdad, más aún al saber que la saga anterior de la autora se llama Las Viudas Alegres… No me siento precisamente dispuesta a leerla. Según mi libro el siguiente ejemplar se llama El Truhán y las Damas (Once a Scoundrel), por si alguien quiere aventurarse a leerla saga.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s