Reseña: Buenas vibraciones, de Lisa Kleypas

Como mencioné en mi post anterior, este año quiero regresar acá y hablar no sólo de mis amados clásicos, sino que también probar nuevos géneros. Así que para iniciar este año tomé un libro que tenía olvidado entre mi pila de libros por leer. Nunca me había llamado la atención, pero es de romance así que, ¿por qué no?

Buenas vibraciones nos presenta a Ella, quien vive en Austin con su novio Dane. Ella y Dane mantienen un relación abierta, Dane es el mejor amigo de Ella y ambos conviven a la perfección pues ambos respetan los pensamientos y la libertad del otro. Dane es un ambientalista férreo, siempre aventurandose a cambiar el mundo y salvar los animales. Ella escribe la columna Miss Independent, donde brinda consejos fríos y con mirada objetivo sobre problemas amorosos. Esta paz que Ella tiene se ve destruida ante la llegada del bebé (Luke) de su hermana, Tara. 

Ella y Tara vivieron una infancia traumatizante, que causó graves estragos en ambas. Hijas de una mujer tóxica y narcisista, Ella se vio encargada de proteger durante toda su vida a Tara. Al crecer, ella prácticamente huye a Austin a vivir junto a Dane. Pero Tara tiene un bebé al que con menos de una semana de nacido lo abandona en casa de su madre, en Houston, y parte a un centro de rehabilitación psicológica. Por obvias razones, la madre de Ella es incapaza de cuidar a Luke, y Ella asume la responsabilidad de cuidar durante 3 meses al bebé mientras su hermana se recupera. 

Luke llega a cambiar toda la vida de Ella. Dane no quiere que Ella regrese a Austin junto al bebé. Ella queda sola, sin un lugar para vivir y con un bebé de una semana a quien debe cuidar. Entonces aparece Jack Travis, nuestro smooth talking stranger. Jack es un playboy multimillonario con un físico espectacular y que cautiva a Ella desde el inicio, aunque ella se resista –pues probablemente él sea padre de Luke. 

Hay varias cosas de esta novela que me dieron mucho que pensar. Primero lo malo: Jack Travis es un personaje muy flojo y acartonado. Sentía que a Jack Travis era todo el cliché de un héroe romántico contemporáneo: es multimillonario, físicamente atractivo (alto y guapo), con todas las mujeres más hermosas a sus pies pero que escoge a las más diferente. Cuando apareció Jack fue más que obvio que perseguiría a Ella, que trataría de estar con ella a como diera lugar, que aunque Ella se describiera a sí misma como una mujer simple, que no se viste impecable ni tiene una figura impresionante, para Jack ella sería la más hermosa (porque eso es lo que se espera de los playboy multimillonarios en las novelas románticas). Ni siquiera existió un momento en la historia en que yo dijera “okay, ahora ya está enamorado de Ella”, porque desde sus primeras interacciones eran demasiadas claras sus intensiones. 


Lo segundo que destacó para mí entre todo fue el background psicológico que Ella trae a la historia. Ella sí me pareció un personaje bien construido, todas sus acciones y decisiones eran producto de su traumática infancia. Y no sólo Ella es así, sino que también su hermana: mientras que para Ella su peor temor es no tener independencia y soledad, para Tara lo peor es estar sola. Ella no espera nada de nadie, tiene mentalizado que todas las personas se van de su vida y sólo disfruta el momento. Ante Jack Travis, Ella se debate entre seguir como está o dejarse llevar por todo lo nuevo que él le hace sentir. 

Lo tercero, el bebé causó en mí que me propusiera terminar la novela, sólo porque quería saber que pasaría con él, con quien se iría a vivir, etc. De hecho, a lo largo de la historia yo estaba más pendiente de qué sucedía con Luke, más que en la relación de Ella con Jack y Dane. Luke, además de enternecerme, fue para mí el personaje principal. Confieso que me hubiese gustado que la historia hubiese estado más centrada en Luke y en los problemas psicológicos de Ella. Más Luke, menos Jack.

Buenas Vibraciones es en sí una novela romántica, súper chic-lit. Cuando Ella describía a Jack era sumamente incómodo porque sus palabras no concordaban con la forma de su forma de ser. A veces hasta sentía que era tipo Cincuentas Sombras de Grey, porque hasta las escenas sexuales eran demasiado. Igual no le pedía mucho a este libro, entré a él consciente que era una novela romántica que tendría situaciones que serían incómodas por cómo estaban escritas (demasiado cursis, predecibles y planas). 

Uno de los fallos que encontré es que habían muchos vacíos en la narración de cosas que luego se volvían relevantes. El que más destaca es (SPOILER ALERT) el espacio en el cual Jack se enamora de Ella. Nunca me quedó claro cuando pasó eso, de Ella sí que me quedó claro, pero en Jack fue como de una página a otra. Lo mismo me sucedió en una parte en que el novio de Ella parte de Houston a Austin.

No voy a decir que esta novela sea malísima, no. Es una novela para leer cuando uno quiere disfrutar algo súper light y simple, con una historia fácil, divertida y casi predecible. Ella es un personaje que puede o caer mal o caer bien, y las decisión de tomar a su sobrino para cuidarlo hizo mucho click conmigo y me motivó a terminar el libro. Hubo momentos en que de verdad quería saltarme páginas y sólo buscar diálogos porque sentía que lo que estaba leyendo no aportaba a la historia, casi quería soltar el libro del todo, sin embargo al final me quedó una sensación como cuando acabas de ver tu guilty pleasure de Netflix.  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s