10 poemas de amor escritos por mujeres

 

0ef341497d73ce247ed41c755f058940La poesía es el refugio perfecto para el amor y exaltar al ser amado. Y en febrero nos ponemos quizás un poco más enamorados y más dispuestos a leer sobre amor. Y es que el amor es quizás el sentimiento más utilizado en la poesía, en todas sus variantes: amor, deseo, erotismo, desamor. El ser humano siempre ha huido a los versos para expresar los sentimientos más profundos, el refugio perfecto entre rimas y versos.

Me encanta la poesía, y en especial leer a otras mujeres que escriben de amor. Por eso, este San Valentín les comparto 10 poemas de amor escritos por 10 mujeres distintas, en las que plasman su amor y deseo hacia un hombre (o mujer).


Millonarios

Tómame de la mano. Vámonos a la lluvia
descalzos y ligeros de ropa, sin paraguas,
con el cabello al viento y el cuerpo a la caricia
oblicua, refrescante y menuda, del agua.

¡Que rían los vecinos! Puesto que somos jóvenes
y los dos nos amamos y nos gusta la lluvia,
vamos a ser felices con el gozo sencillo
de un casal de gorriones que en la vía se arrulla.

Más allá están los campos y el camino de acacias
y la quinta suntuosa de aquel pobre señor
millonario y obeso, que con todos sus oros,

no podría comprarnos ni un gramo del tesoro
inefable y supremo que nos ha dado Dios:
ser flexibles, ser jóvenes, estar llenos de amor.

Juana de Ibarbourou (1892–1979)

 

“Llegaste, hiciste bien -te buscaba con ansia-

refrescaste mi pecho que ardía de deseo.

Safo (630 A.C. – 580 A.C.)

 

Nuestro Amor

Es simple nuestro amor

sin estallidos

como una de esas casas

con helechos

y alguna que otra rana

intempestiva.

Claribel Alegría (1924 – 2018)

 

¡Oh, cuál te adoro!

¡Oh, cuál te adoro! Con la luz del día

tu nombre invoco, apasionada y triste,

y cuando el cielo en sombras se reviste

aun te llama exaltada el alma mía.

Tú eres el tiempo que mis horas guía,

tú eres la idea que a mi mente asiste,

porque en ti se encuentra cuanto existe,

mi pasión, mi esperanza, mi poesía.

No hay canto que igualar pueda a tu acento

cuando mi amor me cuentas y deliras

revelando la fe de tu contento;

tiemblo a tu voz y tiemblo si me miras,

y quisiera exhalar mi último aliento

abrasada en el aire que respiras.

Carolina Coronado (1820-1911)

 

Yo te amo

La sombra. Y el camino interminable.
El vacío que imita la forma de tus brazos.
El monótono ruido de la lluvia en el aire.

Con la espiga y la estrella,
con la piedra y el árbol,
con todo lo que guarda la verdad de la tierra
esta noche te amo.

Por lo que vive y canta.
Por los campos arados.
Por la mano de un niño, por su llanto,
por su eterno milagro.

Te amo porque amas el sueño del futuro
y tiendes al espacio tu nombre como un arco.

Maruja Vieira (1922)

 

Entre tus brazos…

Entre tus brazos
entre mis brazos
entre las blandas sábanas
entre la noche
tiernos
solos
feroces
entre la sombra
entre las horas
entre
un antes y un después.

Idea Vilariño (1920 – 2009)

¿Es amor?

¿Es Amor o es Fama

Esta cosa por la cuál suspiro?

Quizás no tenga sentido

Encontrarle un nombre terrenal.

No sé qué puede aliviar mi pasado,

Ni cómo llamar a eso que deseo;

La pasión de mis sentimientos

Ruge como un tigre encadenado.

Amy Levy (1861-1889)

 

Chico Wrangler

Dulce corazón mío de súbito asaltado.

Todo por adorar más de lo permisible.

Todo porque un cigarro se asienta en una boca

y en sus jugosas sedas se humedece.

Porque una camiseta incitante señala,

de su pecho, el escudo durísimo,

y un vigoroso brazo de la mínima manga sobresale.

Todo porque unas piernas, unas perfectas piernas,

dentro del más ceñido pantalón, frente a mí se separan.

Se separan.

Ana Rosetti (1950 – )

 

¿De qué modo te quiero?

¿De qué modo te quiero? Pues te quiero
hasta el abismo y la región más alta
a que puedo llegar cuando persigo
los límites del Ser y el Ideal.

Te quiero en el vivir más cotidiano,
con el sol y a la luz de una candela.
Con libertad, como se aspira al Bien;
con la inocencia del que ansía gloria.

Te quiero con la fiebre que antes puse
en mi dolor y con mi fe de niña,
con el amor que yo creí perder

al perder a mis santos… Con las lágrimas
y el sonreír de mi vida… Y si Dios quiere,
te querré mucho más tras de la muerte. 

Elizabeth Barret Browning (1806 – 1861)

La cita

En tu alcoba techada de ensueños, haz derroche

de flores y de luces de espíritu; mi alma

calzada de silencio y vestida de calma,

irá a ti por la senda más negra esta noche.

Apaga las bujías para ver cosas bellas;

cierra todas las puertas para entrar la ilusión;

arranca del misterio un manojo de estrellas

Y enflora como un vaso triunfal tu corazón.

¡Y esperarás sonriendo, y esperarás llorando!…

cuando llegue mi alma, tal vez reces pensando

que el cielo dulcemente se derrama en tu pecho…

Para él, amor divino, ten un diván de calma

o con el lirio místico que es su arma, mi alma

Apagará una a una las rosas de tu lecho.

Delmira Agustini (1886-1914)

 

Cuentenme, ¿cuáles son sus poemas de amor favoritos? ¿dedican poemas a sus seres amados? Yo sí, es inevitable. De hecho, varios poemas de acá se los he enviado a mi novio. ¿Les gustan los poemas de amor o de deseo? 

¡Feliz San Valentín!

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.