Diciembre Book Tag

VP321A

Continuando con los book tag de The Classics Club, este mes la pregunta es súper interesante. ¡Hablemos de infancia y literatura pues!

THE CLASSICS CLUB: “¡Hablemos de clásicos infantiles! ¿Leíste alguna obra clásica cuando eras niño? ¿Cuáles eran tus favoritos? Si no ¿has leído o leerías algún clásico literario infantil en el futuro? (Sabemos que algunos niños a veces leen al nivel de los adultos, siéntete libre de compartir clásicos o clásicos infantiles que atesoras de tu niñez o clásicos infantiles de los cuales recientemente te has enamorado)”

De niña recuerdo haber leído muchos los libros infantiles de El Barco de Vapor, pero nunca un clásico infantil. A los 10 años recuerdo haber leído un libro de Robert Louis Stevenson que fue quizás uno de los que más marcaron mi vida literaria. Fue “El Diablo de la Botella”. El libro era de mi hermano y él me lo prestó y fue una obra que me encantó. El tema quizás no era ideal para una niña de 10 años pero me capturó la narración desde un inicio y sufrí la desesperación de saber que iba a pasar con esa botella y porque él siempre la compraba y porque alguien simplemente no la tiraba dentro de un volcán así iba directo al infierno donde la pobre botella iba a estar tranquila (mi pobre inocencia no entendía que era imposible, que aún así regresaría porque esa era su misión ja, ja, ja).

Recuerdo que lo leí en la escuela y que se los presté a mi maestra y al año siguiente me dijo si se lo prestaba, que quería leerlo a su clase.  Casi siempre vuelvo a él y leo algunas páginas de los pasajes que más me gustan. Recomendadísimo si quieren hacer leer a alguien.


Tal vez un clásico que leí, pero no sé si es precisamente infantil a pesar de su nombre, es uno de la autora salvadoreña Claudia Lars, “Tierra de Infancia”. Ese fue el primer libro que compré para leerlo por voluntad propia, tenía 12 años. Y es uno de los que más amo.

Marcó un antes y un después en mi vida, porque me presentó el placer de la lectura en todo su esplendor. El Diablo de la Botella sembró en mí aquello de que leer no era aburrido, pero Tierra de Infancia fue la que hizo explotar este amor intenso por la lectura. No sé si se considera un clásico, pero es tan bello. Recuerdo haber pasado pegada a él por días y tratar de descifrar que era lo que estaba sintiendo al no poder detener la lectura. Quisiera volar en el tiempo y volver a sentir esas cosquillas y esa emoción en el pecho como la que sentí cuando terminé de leer Tierra de Infancia y me quedé con ansias de leer más y conocer más sobre los libros.

Y aún sigo atada a ese amor. Y definitivamente no me quiero escapar de este amor jamás.


Ahora, ya con 21 años me declaro fan del clásico “Mujercitas”, de Louisa May Alcott. Este libro lo leí a los 19 años y desde entonces se ha vuelto uno de mis preferidos.

Jo March ha sido uno de mis personajes favoritos en toda la literatura, quizás después de Emma Woodhouse sea la más influyente en mi vida porque me identifico tanto con ella.

Vivo comparando mi vida familiar con la que hay en Mujercitas, y creo que el libro tiene algo que me llena de melancolía porque mi infancia está tan lejana ya. Y siempre insisto en que si tengo una hija este será uno de los primeros libros que le leeré porque es sencillamente precioso.

He leído la continuación también, “Buenas esposas”, pero no tuvo el mismo impacto en mí como Mujercitas. Empecé “Hombrecitos”, pero es que me molesta como Jo termina. Mi Jo merecía más. Además siempre quise que ella se quedara con Teddy.


Quiero leer otros clásicos infantiles. Me gustan porque en ocasiones es bueno salirse de las estructuras de los clásicos serios (que yo adoro eso sí) y sumergirse en la literatura infantil. Por eso es que insisto en que siempre hay un clásico para cada momento de la vida. Aquí algunos de los clásicos infantiles que quiero leer:

seussmontgomery

La fama de estos libros me motivan a leerlos 🙂

dahlcarroll

De estos libros sólo he visto las películas, ¡pero sé que necesito leerlos pronto!

frances-burnett

Frances Hodgson Burnett es quizás una de las que más ansío leer algo.