RESEÑA: El Amor en los Tiempos del Cólera, por Gabriel García Márquez

Pero aquella tarde se preguntó con su infinita capacidad de ilusión si una indiferencia tan encarnizada no sería subterfugio para disimular un tormento de amor.

P89245A.jpgDespués de haber leído Del Amor y otros Demonios, me quedaron ganas de seguir leyendo a Márquez y una de mis amigas siempre hablaba de El Amor en los Tiempos del Cólera así que escogí este libro como mi próxima lectura. Pero me la he pasado meses con él: desde septiembre 2014. Y creo que jamás me había tardado tanto en leer un libro, y no era que no me gustase, sino que me aparecían demasiados obstáculos para leerlo, lo comencé a leer en ePub pero mi reader se arruinó y tuve que suspender la lectura y hasta que regresé a clases lo encontré en la universidad. Pero vale la pena.


El Amor en los Tiempos del Cólera trata sobre el amor casi que obsesivo que Florentino Ariza tiene por Fermina Daza. La conoció cuando ella tenía 13 años y él 18. Desde que la vio, sentada dando lecciones a su tía Escolástica, quedó totalmente enamorado de ella. Para siempre. Comienza a buscarla para declararle su amor, se la pasa sentado frente al parque de su casa para verla pasar cuando va al colegio, le manda cartas… a Fermina esto le era indiferente, hasta que finalmente acepta todo y se enamora de Florentino también.

Nunca supo en qué momento la diversión se le convirtió en ansiedad, y la sangre se le volvía de espuma por la urgencia de verlo, y una noche despertó despavorida porque lo vio mirándola en la oscuridad a los pies de la cama.

Pero el padre de Fermina se da cuenta de esto y se la lleva lejos. Y al volver, ya casi una adulta, se encuentra otra vez a Florentino y al verlo todo aquel amor se convierte en desilusión y decide terminar con él. Florentino, casi muriendo del dolor, se entera poco después que Fermina se casa con el adinerado doctor Juvenal Urbino. Él esta al borde de la desesperación, su madre piensa que tiene cólera cuando en realidad él está sufriendo por amor.

Florentino entonces decide esperar a que algún día estará finalmente con Fermina, pero en esta su espera se la pasa teniendo amoríos con cuanta mujer se los acepta. No ve esto como forma de infidelidad a Fermina, porque su esperanza en estar casado sigue siendo con ella. Pasan los años y Florentino se acuesta con cientos de mujeres durante los 53 años, 11 meses y 7 días que esperó a que Fermina Daza quedara viuda. Al morir el doctor Urbino, Florentino se presenta en la casa de Fermina cuando aún hay flores del funeral de su esposo y le confiesa su amor fiel que ha sobrevivido a tantos años.


El libro fue mejor de lo que esperaba. Lo que amo de Márquez es que él siempre tiene la capacidad de capturarme desde el inicio (cosa que casi nunca me sucede con otros libros, pues es frecuente que me cueste introducirme en una historia). Él siempre toma lo más mínimo e inimaginable y me lleva poco a poco hasta un momento en que ya estaba tan dentro de la novela que no podía parar. Siempre tomo en cuenta el que una historia me haga sentir el escenario, los olores, el clima… y aquí pude sentir eso, porque fácilmente me transportaba a esos climas calurosos e insoportables que envolvían cada suceso. Al igual que en Del Amor y otros Demonios, acá el clima se sentía, no sólo se leía.

Algo que particularmente me llamó la atención fue el tiempo dentro de la novela. Al principio no sabía como iba a llevar el hilo de la historia entre tantos años y tantos personajes, sin embargo me sorprendí cuando ya había leído buena parte de la trama y no había sentido brusco los cambios del tiempo, la historia fluye fácilmente y el paso de los años no era un elemento que fuese chocante.

Creo que en Fermina jamás pude encontrar que los años cambiaran su personalidad (esto porque la obra en sí era mayormente enfocada a Florentino), la encontraba con su misma actitud muy realista que mantenía desde temprana edad. En cambio en Florentino sí percibía ciertos cambios, sí estaba completamente obsesionado con Fermina y aunque pasaran años y años él guardaba los mismos anhelos, pero definitivamente al llegar al final sí tenía cambios más notorios (ya había en él algo de autocontrol, además de comprensión ante las reacciones de Fermina).8a597b5067410d596edda97b7432e911

Acepto las decisiones de Fermina, que aunque rompió el corazón de Florentino, fueron acertadas para el tiempo y la sociedad en que vivía. No era conveniente que ella continuara una relación con alguien que sólo le provocaba compasión, al final se la iba a pasar arrepentida y enojada con la vida. Como ella escogió llevar su vida, con quién decidió casarse y como se mantuvo al margen de su pasado con Florentino me pareció lo ideal, pues ella logró llegar a estar conforme y feliz con su vida.

En cambio Florentino, caso perdido… eterno romántico y enamorado, me la pasé la mayor parte de la novela preguntándome como es que aún no había muerto de amor si tanto que esperaba y guardaba en su corazón era suficiente para morir. Su vida, concentrada en un sólo objetivo, me recordó como muchos se enfocan en querer solo algo y solo ese algo en la vida y que parezca imposible vivir sin ello, pero hey, Florentino sobrevivió medio siglo sin tener a Fermina y creo que hasta hubiese muerto sin haberla tenido, pero el estar tan enfocado en lograr estar con ella fue lo que lo mantuvo vivo. Como si la ilusión fuera lo que necesitara, no el premio. Logró vivir a su manera, no fue nada monótona y se la pasó con un montón de mujeres, pero sobrevivió.

Anuncios