RESEÑA: La Princesa de Cléves, de Madame de la Fayette

Durante una pequeña feria de libros en mi ciudad, fui a la parte de los libros usados, ya que me dan tanta curiosidad el verlos allí abandonados y sucios que no puedo evitar comprarlos y cuidarlos yo misma. Además de ser increíblemente baratos.  Durante dicha feria, encontré esta novela, en verdad estaba en malas condiciones, pero el título me atrajo y la autora también: Madame de la Fayette. No tuve ninguna duda que debía irse conmigo.

Llegué a mi casa y feliz me encontré con la primera página: una novela ubicada en una corte francesa ¡Con lo que amo dichas historias! Comencé a hojearlo y luego de 25 páginas lo deje abandonado, no soporté absolutamente nada de la narración, me parecía cansado y no entendía cual era el argumento o los personajes de la obra. Sucede que dentro de la historia hay “mini historias” por así decirlo, se tiene que ir descifrando cual es el asunto allí hasta que finalmente, ya avanzado el libro, se entiende cual es.

 

Mi libro 😀

Intenté retomar la lectura varios meses después y volví a dejarlo. Juré que lo leería alguna vez que no tuviese nada que leer. Y finalmente decidí tomar valor y leerlo. Me hice el reto. Lo leería hasta el final.

Después de la página 50 me quedé en shock. Amaba la historia ¡Yo había despreciado este libro por tanto tiempo! ¿Cómo fui capaz de semejante atrocidad? Y luego de un par de días de llanto, suspiros y gritos terminé el libro.

La historia es básicamente sobre la llegada de una nueva joven a la corte del rey Enrique II, la señorita de Chartres, cuya belleza cautiva la atención de toda la corte. Su madre, Madame de Chartres, se asegura de usar la belleza incomparable de su hija para conseguirle un buen esposo. Y es cuando aparece el príncipe de Cléves, quien desde que vio a la señorita de Chartres (quien al inicio de la obra apenas tiene 15 años) se enamoró apasionadamente de ella, y con el consentimiento de Madame de Chartres, se casan. El problema es que la señorita de Chartres, ahora Madame de Cléves, no está enamorada del príncipe de Cléves. Y para empeorar las cosas aparece el duque de Nemours, quien es tan guapo y perfecto que Madame de Cleves se enamora de él, y él por supuesto también cae a los pies de ella. Y entonces comienza la acción. Madame de Cléves se la pasa afligida y desesperada por esconder la pasión que cada día crece más por el duque de Nemours. Posteriormente, surge un accidente, en el que una carta es encontrada y es de una querida exigiéndole a su amante fidelidad. La carta es del mejor amigo del duque de Nemours, el Vidame de Chartres (pariente de Madame de Cléves), pero todos piensan que es del duque. Y sobre todo Madame de Cléves, quien no puede evitar estar celosa. Pero el asunto se revela y el que sufre las consecuencias es el Vidame de Chartres. Para entonces, el príncipe de Cléves comienza a sospechar de los afectos de su esposa, quien desesperada le confiesa estar enamorada de otro hombre, pero no le dice quien es. El Duque de Nemours escucha toda la confesión.

El príncipe de Cléves se aleja de su esposa, pero a pesar de desconfiar de ella está seguro que ella no hará nada contra el decoro. Aún así envía a un espía al enterarse que el duque de Nemours sorpresivamente parte de la corte, al mismo tiempo que su esposa. El espía comenta al príncipe  que el duque pasó una noche con Madame de Cléves (siendo mentira, ya que solo la espió). El príncipe cae enfermo de los celos y muere. Ya libre, Madame de Cléves decide no dejarse llevar ante los encantos del duque, quien desea casarse con ella, y Madame de Cléves se retira de la corte y muere a temprana edad. Con el pasar de los años el duque de Nemours se olvida del amor que sintió alguna vez por ella.

Yo quedé impresionada con tantas cosas, pero especialmente el giro de la trama. Pensaba que al final Madame de Cléves y el Duque de Nemours quedarían juntos porque lo creía predecible es decir la historia tiene cosas predecibles pero el que ella se quedará sola fue como “woahhh wait!! ¿qué pasó?”

Yo aún sigo pensando que en el puesto de Madame de Cléves me hubiera casado al final con el duque de Nemour, es decir el hombre era perfecto y de esos no se hallan. Semejante descripción fundamenta mi opinión:

“Este príncipe era una obra maestra de la Naturaleza, lo que tenía de menos admirable era el ser el hombre mejor hecho y más bello del mundo. Lo que lo ponía por sobre los demás era un valor incomparable y tenía un encanto en su espíritu, el rostro y las acciones que jamás se vieron sino en él”

¡Cómo no enamorarse de él! Besitos!