Guía para leer a Jane Austen

large

Como se acaban de cumplir, este pasado 16 de diciembre, 240 años del nacimiento de Jane Austen y en este mes celebramos los 200 años de la publicación de Emma (mi novela favorita de Austen y en general de todo), pensé que podría escribir una guía sobre cómo iniciarte con Jane Austen. Todo aquí viene desde mi punto de vista, siempre se puede iniciar con la que se desee, pero a partir de mis lecturas y las experiencias que tuve con ella voy a ir sugiriendo cuales leer.

Seguramente la mayor parte de nosotros llegamos a las novelas de Austen a través de sus películas. Seguramente esa película sea la versión 2005 de Orgullo y Prejuicio. Pero yo llegué a Jane luego de ver la versión de Emma Thompson de Sentido y Sensibilidad. Sea como sea, la curiosidad entra y si se es un lector ávido dan ganas de leerse todo lo que esta mujer maravillosa escribió.

9788494411632

¿Dónde comenzamos? pues sugiero que empecemos por lo más conocido: Orgullo y Prejuicio. No tiene la fama sólo porque sí, su contenido está muy bien elaborado, sus personajes tienen caracteres tan definidos y los diálogos entre Lizzy y Darcy, Lizzy y la Sra. Bennet, Lizzy y Miss Bingley y Lizzy y Charlotte son para matarse de la risa.

Creo que con Orgullo y Prejuicio se nos da un panorama muy amplio de cómo es el estilo de Austen, cómo maneja ella diálogos, descripciones, escenarios, situaciones, etc. Además está el Sr. Bennet, que cada cosa que sale de su boca es para reír por horas.

9789877250633

Luego que ya nos reímos un poco y ya le vamos encontrando sabor al sarcasmo tan delicado de Austen, deberíamos irnos a leer La Abadía de Northanger. Acá está tan presente el sarcasmo de Austen. El personaje de Catherine es tan adorable y naïve que le agarré cariño fácilmente. Y Tilney, OHHHH TILNEY me encanta la relación que tenía con Catherine, pues él estaba conciente de lo inocente que ella era en TODO y aún así trataba de llevarle el ritmo. Y los Thorpe, los odio. Todas tuvimos un Thorpe en nuestra vida jajajaja. Plus: hasta menciona títulos de novelas góticas que se leían en aquellos años. 

2292.jpg

Ya acá, que ya leímos dos novelas de Austen, una muy famosa y otra no tanto, y que nos matamos de la risa con ambas, creo que es conveniente irnos a Sentido y Sensibilidad. Me encanta como en esta novela son tan marcadas las dualidades entre Marianne y Elinor (personajes principales) y cómo Austen logró crear toda una forma de pensar y sentir para cada una y que se logre empatizar tanto con la pasión intensa de Marianne como con la frialdad de Elinor. Y aquí hay drama: hay drama por doquier. Nos llenaremos de odio contra los Willoughbys del mundo y querremos tener la férrea fortaleza de Elinor.

9780143106463_Emma_ClaDlx.indd

Tres novelas más tarde y aún queremos leer más de Austen. Aquí es cuando entra la que es considerada la mejor novela de Jane. Y de paso, es mi predilecta. Ahora nos vamos a Emma. ¿Qué decir de Emma, cuando todo es una genialidad en ella? Básicamente Austen narra un mundo tan detallado y completo de la vida de la “bella, rica e inteligente” Emma Woodhouse en su pueblo de Highbury. Pero aunque todo parezca tan mínimo y las situaciones tan simples, Austen les da la importancia que en verdad tenían. Y está Mr. Knightley también, que creo que su relación con Emma es quizás la más moderna entre todas las que aparecen en las novelas de Austen.

9788420677279Para este punto ya estamos familiarizados con la mayor parte de la obra de Jane, y ahora después de reírnos tanto y de vivir dramas intensos podemos ya sumergirnos a la que creo es la más oscura de sus novelas: Persuasión. Ay, mi Anne Eliot. Sus 8 años sufriendo. En Persuasión no sólo se habla de sentimientos: se transmiten. Porque si en Sentido y Sensibilidad nos sentamos a ver cómo sufría Marianne, en Persuasión no sólo observamos como sufre Anne, lo sentimos. Es una novela muy triste y creo que bastante de la personalidad de Austen quedó retratada en la melancolía de Anne. Es muy diferente de sus demás novelas, pero vale la pena darle un intento.

358

Aquí ya les creo, ya somos fans. O estamos muy interesados en ella jajajaja. Ya le podemos dar a Mansfield Park, su obra más densa. Me tomó 3 intentos el poder agarrarle el hilo a Mansfield Park y leerla. Es muy diferente a todas las demás en cuanto a la narración y me costó entender a Fanny. Porque aquí el personaje principal, Fanny, no vive la acción de la novela: la mira y nosotros con ella. Ya hasta el final es que le toca a algo a ella.

 

86674894_oSi ya nos leímos las 6 novelas completas y ya no hallamos adonde ir y empezamos a desesperar, pues tranquilos, Jane escribió más. Y Lady Susan es en estilo muy diferente a las demás, pero el personaje está perfectamente construido en sus aspectos psicológicos. Lady Susan es una historia contada a través de cartas que los diferentes personajes se envían mutuamente, todos hablando de las idas y venidas de la tan genial (sassy cutie ella) Lady Susan Vernon. En serio, esta mujer es tan mala, pero es de esas malas que caen tan bien porque hacen muy bien su papel de mala. Y la amistad de ella y Mrs. Johnson es un total friendship goals jajajaja.

 

los-watson-9788415564188-horz

Aquí ya creo que somos janeites declarados y queremos más. Pero sólo nos quedan Sanditon, Los Watson y la juvenilia de Austen: Amor y Amistad. De estos mi preferido es Amor y Amistad, es ver los inicios de la genialidad que Austen iba a desarrollar posteriormente.


 

Y sí, aquí llegamos ya al tope de todo Austen. Quizás podemos irnos a leer las Cartas a su hermana Cassandra. O buscar autores con estilo o temáticas similares (recomendadísimas Elizabeth Gaskell, Fanny Burney, Charlotte Brontë y tal vez Georgette Heyer).

Recuerden que esta es sólo una opción para leer a Austen, siempre pueden buscar iniciarse por la que más les llame la atención. Cuando ya se le agarra el gusto a Jane ya es imposible detenerse con ella y eso es lo que me encanta. Y el fandom janeite es bien cool, eso es definitivo. Tenemos memes geniales jajajaja.

tumblr_nl7irsbxaw1s8944go1_500

 

 

RESEÑA: El Amante de Lady Chatterley, por D. H. Lawrence

…y ese sentimiento de soledad en un ser tan puramente solo, la trastornaba. Desnudez perfecta, pura, solitaria, de un ser que vive solo y solo también en sí mismo. Y, aún más todavía, la belleza de un ser puro, ni siquiera el cuerpo de la belleza, sino de una irradiación, la llama cálida, blanca, de una vida solitaria revelada en contornos que uno podía tocar: ¡un cuerpo!…

El-amante-de-lady-Chatterley-BOLSILLO_libro_image_big

Cuando tenía quince años y comenzaba a leer los clásicos por diversión (sí, son divertidos SIEMPRE), me topé con este libro. No me recuerdo muy bien cómo es que supe de él, quizás el nombre me dio morbo (y si el nombre me da morbo es obvio que iré a hojearlo). Leí algunos capítulos al azar, sin ningún orden en específico y los pocos párrafos que leí en verdad me gustaron pero me daba  miedo toparme con las escenas sexuales del libro (oh… los tontos prejuicios que solía tener).

Así que mi “moralidad” (pufff…) me hizo ponerlo a un lado y esperar a hasta sentirme de verdad lista para leerlo otra vez.

Ocho años después me encontré con él en una librería y lo compré para ver cómo podía manejar aquello que no podía en el pasado.

Y estoy decepcionada…


Constance, una joven que fue criada en una sociedad muy rígida de principios del siglo XX, pero con la particularidad de crecer dentro de una familia muy liberal. Ella, luego de tener varias aventuras durante su juventud, se casa con un rico heredero, Sir Clifford. Éste se la lleva a vivir al pueblo de Tavershall, en los midlands ingleses. Se mudan a este pueblo tan gris y triste, que depende básicamente de la producción minera, donde ellos son quizás los más adinerados y quienes viven el majestuoso castillo de Wragby. Luego de un breve tiempo de casados, Sir Clifford parte a la guerra, de donde regresa inválido. Y aquí comienza el suplicio de Lady Chatterley, quien guarda tantos deseos de algo más (lo que yo entendí como deseos sexuales) y se ve estancada en el hecho de estar casada con alguien que no puede satisfacerle esas necesidades. Y allí es donde entra Mellors, guardabosque de Wragby. Al inicio no se soportan entre ellos, sin embargo la atracción pronto surge en ellos y no pueden evitarla.


Okay… Esta vez las escenas sexuales no fueron ningún problema para mí (¿está mal que piense que me parecieron aburridas?), sólo eran un elemento más del libro. La cosa es que vine al libro con aquello de que esta es una novela erótica y que el sexo debe ser el tema en el cual giren todos los elementos de la historia pero yo simplemente no lo vi así. Me pareció que tomaba más protagonismo el pueblo de Tavershall (con sus minas, sus gentes grises y los cielos nublados) y que la relación de Constance con Mellors era sólo la parte escandalosa, por así decirlo, de la historia.

Es que este libro no lo disfruté en ningún momento. Fue casi tortuoso. Al principio me justificaba diciendo que era porque ninguno de los personajes me caía bien, pero luego recordé que eso me había pasado cuando comencé a leer El Gran Gatsby, así que eso no era una buena excusa. Y es gracioso porque cuando hojeé el libro a los quince años me llegaron a agradar Lady Chatterley y Clifford pero ahora los dos me molestaban tanto. Quizás, ahora que lo pienso, debo resaltar al maravilloso y pícaro padre de Lady Chatterley:

–Y bien, amigo mío. ¿Y mi hija?
La mofa apareció en el rostro de Mellors.
–Y bien, señor. ¿Y su hija?
–¡Usted la poseyó y le hizo un hijo!
–¿Tuve ese honor?…
–¡Honor!… ¡Dios!
Sir Malcolm soltó una breve carcajada de escocés lúbrico.
–¡Honor! –repitió–. ¿Y cómo fue eso, el amor? ¿Bien, verdad?
–Muy bien.
–Pondría mi mano en el fuego. Mi hija es de raza. Yo tampoco me arrepentí nunca de una buena fornicación.

Esa escena, casi al final del libro, me hizo estallar de risa y encontrar esperanza en terminar el libro aunque sea con una buena experiencia. Pues iba a mitad del libro, esperando ser capturada por algo, cualquier cosa, y cuando ya estaba por terminarlo me di cuenta que todas mis expectativas ya estaban por el suelo.

No sé si está mal que piense que le dan mucho morbo al libro cuando no es para tanto… Sí, hay varias escenas sexuales, lenguaje muy explícito y descripciones terriblemente gráficas, pero duran a lo mucho 4 páginas cada una. Pero ya me imagino el escándalo que hubo el siglo pasado cuando leyeron ese par de escenas sexuales. Pero en este tiempo donde ya casi nada nos impresiona es gracioso pensar en esa polémica. Pues cuando te la pasas leyendo capítulos completos sobre lo aburrida que está la Chatterley en Wragby y los sueños absurdos de Clifford de querer sea escritor o minero (o sus interminables quejas) te olvidas que estás leyendo una novela cuya portada tiene una mujer desnuda y que es reconocida como una novela erótica. Eso sí, me contextualizaron muy bien con eso del pueblo de Tavershall y la solemnidad de Wragby. Y vaya que sí sentí el tedio en el que vivía la Chatterley.
Lo que hay que amar y SE DEBE leer es el prefacio del autor. Me encantó. Las mejores 5 páginas que contenía este libro.

Y hay libros que gustan y otros que no. Y no es que este libro sea malo, es que no era para mí.

Lo que sí estoy esperando es ver la adaptación que la BBC está produciendo. La BBC nunca me deja decepcionada.

Recuerdo que me mantuve leyéndolo, torturándome a mí misma, porque se lo iba contando a alguien a quien quiero mucho. Y cada vez que avanzaba en la historia le contaba que había pasado. Cuando lo terminé, justo al leer la última palabra, le llamé para contarle lo decepcionada que estaba y mis impresiones generales. Fue el ansia de contarle que pasaba en el libro lo que me impulsó a terminarlo, no porque en serio lo hubiese dejado reposar otros ocho años más.

RESEÑA: Cuentos de Canterbury, de Geoffrey Chaucer

Puede aconsejarse a una mujer que permanezca soltera, pero un consejo no es un mandamiento.

Últimamente me ha estado gustando leer sobre la Edad Media y dentro de los libros que me pareció imprescindible estan los Cuentos de Canterbury. Había querido leerlo desde hace mucho pues me decían que se parecía a El Decamerón y como éste me había encantado yo necesitaba los Cuentos de Canterbury. El libro lo compré en 2012 pero como siempre tiendo a comprar y comprar libros lo dejé en espera y cuando ya sentí que el libro me miraba fijamente desde mi librera así que no pude postergarlo más.

Los Cuentos de Canterbury fueron escritos por Geoffrey Chaucer (1343-1400) y presentan la vida de la sociedad inglesa de finales del siglo XIV. Originalmente escritos en versos, Chaucer solo pudo terminar aproximadamente la cuarta parte de todos los cuentos que tenía planeados. Resalto también un dato que leí en mi versión del libro, en el cual habla sobre como Cuentos de Canterbury significó el paso de los trovadores a los novelistas dentro de la literatura inglesa.


La historia se centra en un grupo de peregrinos que se dirigen a Canterbury, y como forma de entretenerse durante el viaje inician a contar cada uno una historia, mediados por el hostelero. Entre los peregrinos va un caballero, un molinero, un bulero, un mercader, una priora, un marino, una monja, etc. Las narraciones van desde historias heroicas, tiernas historias de amor, de tragedias famosas, de emperadores y reyes, de adulterio, de santidad… en fin, un mosaico de narraciones que permiten conocer los distintos puntos de vista que tienen sobre la vida cada peregrino. Cada historia también es la oportunidad de atacar al vecino mediante cuentos donde éste quede en vergüenza basado en su profesión o condición social.


Una de las principales razones por la cual este libro me gustó es la diversidad de personajes y como cada cuento los representa a través de la forma de narrar. Vemos diferentes tipos de personajes involucrados que provienen de todas las clases sociales y educación interactuando casi bajo el mismo nivel y como la forma de narrar su historia determina su grado de educación y la calidad de su historia, por ejemplo la historia del caballero que es más larga y tiene elementos más profundos en cuanto a la historia en sí, o la del molinero y la del cocinero que rayan en lo obsceno, o también la historia sobre santidad de la priora.

Es conocer el background del personaje a través de qué cuenta.

Me parece una genialidad que aunque parezcan historias separadas y que tienen sentido por sí solas, forman el hilo de una sola narración. Los personajes usan la narración no sólo como una forma de entretenerse mientras llegan, sino que también para atacar a alguno de sus acompañantes, alabar sus profesiones y hasta predicar sobre la vida en santidad y la palabra de Dios. Así, cada cuento es la respuesta y/o el contraste del anterior.

 Otro de los aspectos que en verdad amé  (y que me detendré un poco porque es maravilloso) fue ir descubriendo el papel que la mujer tenía en este contexto. Fueron dos tipos de mujeres los que resalta para mí: el primero es el de la mujer deseada, aquella mujer que todos admiran y que es el ideal de amor y esposa. Este tipo de mujer es una joven entre los catorce y diecinueve años, hermosa físicamente y además es humilde, sumisa, obediente, trabajadora, callada, tímida y sobre todo pura y virgen (ejemplo de ella son Emilia, del relato del caballero; Griselda, del cuento del estudiante y Virginia, del cuento del doctor). Por otro lado esta el perfil de la mujer con quien los hombres se divierten, una mujer que es una agradable compañía, pero solo eso. Estas son mujeres que ya han pasado los veinticinco años, han estado múltiples veces casadas y son hablantinas, alegres, descaradas y conservan solo un poco de su belleza (como la comadre de Bath o la esposa del molinero). Los perfiles de las mujeres están muy marcados y eso me dio un amplio parámetro de como era el papel de la mujer en la Edad Media.

En cuanto a las creencias y religiosidad, me sorprendió que aún habían menciones de dioses romanos y griegos, porque a veces las referencias a un poder divino se dirigían a Artemisa, a Júpiter o Apolo, no a un Dios cristiano en sí, deduzco (que alguien me corrija) que es porque aún en esa época se conservaban ciertas creencias religiosas de la Edad Antigua.

CANTER

Mi edición

Este libro da mucho, no por ser cuentos significa que sea pobre en contenido. A primera vista, lo confieso, me pareció que “sólo serían cuentos”, pero me la pasé de lo lindo leyendo. Eso sí, así como abundan las exhortaciones religiosas sobre como ser un buen cristiano, abundan los comentarios pícaros, sicalípticos, que me hicieron ruborizar primero y carcajearme después por lo tan descaradamente obvios que eran algunos y lo implícitos que trataban de estar otros (y yo me quedaba como “(¡¿acaso podían hablar de eso en pleno siglo XIV?!).

El argumento en sí puede parecer aburrido y como que “ugh, historias medievales”, pero al contrario, basta sumergirse en él y conocer una sociedad completamente diferente a la nuestra, que aun cuando superficialmente parece aburrida, en realidad esta llena de sorpresas.

RESEÑA: Agnes Grey, de Anne Brontë

“Aunque las riquezas tenían sus encantos, la pobreza no encerraba ningún terror para una joven sin experiencia como yo” –Agnes Grey.

Mi experiencia con Agnes Grey inició un año antes de leerlo. Siempre he admirado el estilo de Charlotte Brontë (a quien considero una de mis escritoras favoritas) y la intensidad de Emily Brontë. Luego de leer a Charlotte y Emily quedé con ansias de más, ansias de introducirme en el mundo y la forma de pensar de cada una y obviamente Anne Brontë era la que faltaba para cumplir este deseo. Me costó encontrar una edición en español buena en ePub, y un par de días luego de descargado comencé a leerlo, pero la edición tenía un prólogo de ¡80 páginas!

Por supuesto que el prólogo, a pesar de su extensión, fue un excelente preámbulo para poder muchísimos aspectos de Agnes Grey, pues hablaba sobre el contexto de la época, la vida de las institutrices y, lo que más me encantó, sobre el porqué esa “explosión” de novelas que tenían como protagonista a una institutriz.


Agnes Grey es la hija de un párroco que tiene muy pocos ingresos y de una antigua dama de sociedad que renunció a todos sus lujos para casarse. La familia entra en una crisis económica y como no saben cómo hacer para mantenerse buscan la austeridad y las restricciones como única forma de sobrevivir. Entonces Agnes, que ya tenía una edad apropiada y una buena educación se propone buscar trabajo como institutriz, a lo que su madre y su hermana se niegan porque aún la ven como una niña frágil. No resignándose a esto, Agnes busca trabajo hasta que consigue ser la institutriz de una adinerada familia, los Bloomfield. Los niños Bloomfield son terriblemente malcriados y consentidos, e incluso uno de ellos, Tom, gusta de torturar animales. Agnes no se siente cómoda con los niños ni con los padres, que siempre justifican las acciones de sus hijos. Pronto Agnes deja a los Bloomfield y regresa a su casa.

Tiempo después encuentra otro puesto en una familia más adinerada, los Murray. Agnes llega a ser la institutriz de dos jóvenes, Matilda y Rosalie. Matilda es muy independiente y prefiere pasar con sus caballos y en el campo, en cambio Rosalie es muy refinada y orgullosa, gusta de tener todos los hombres tras de ella y toma a Agnes como su confidente. En su estancia con los Murray, Agnes conoce a Mr. Weston, un párroco de las cercanías, muy inteligente, amable y tranquilo, y Agnes comienza a sentirse atraída, pero muchos obstáculos, entre ellos Rosalie y la familia Grey, antes que ellos puedan estar juntos.


Lo que a mí me sorprende de este libro es que sea tan poco conocido cuando es tan bueno, manteniéndose al nivel de Jane Eyre o Cumbres Borrascosas. Tal vez con el que más comparte similitudes es con Jane Eyre por el tema de las institutrices, pero Agnes es mucho más real y cruel en cierto sentido respecto a la vida de una institutriz. Vemos una jovencita que a pesar de tener una buena educación y modales no encuentra su lugar en las familias a las que presta su servicio: no puede llevarse con los criados y empleados de la casa porque su educación se lo impide, pero tampoco puede interactuar libremente con los miembros de la familia porque su pobreza y el simple hecho de tener un empleo la vuelve inferior a ellos. Está justo en el medio, muy superior para unos, muy inferior para los otros. 

Los niños también juegan un papel importante, porque este libro rompió mi imagen de los niños angelicales del siglo XIX. Agnes pensaba más o menos lo mismo que yo, sin embargo, al estar encargada de corregir a los niños se da cuenta que la poca atención de los padres y los excesivos mimos han hecho de los niños seres superficiales y crueles: Tom gusta de maltratar animales, Matilda se comporta como un hombre, Rosalinda gusta de coquetear descaradamente con cualquier hombre… y Agnes no puede intervenir en esto, solo limitarse a brindar conocimientos meramente académicos.

Me gusta que la narración no precipita los hechos, todo sucede despacio, lleva un orden y es como si todo ocurriera justo cuando debe. Al principio, respecto a la relación entre el Sr. Weston y Agnes, pensé que todo sería muy predecible, pero al llegar al final me sorprendí con el giro que dio todo, que a pesar de ser sorprendente, fue realista y no lo sentí forzado. Me encantó la forma tan simple en la que Agnes comienza a enamorarse del Sr. Weston, y me queda grabada la frase que dice ella cuando comienza a darse cuenta de sus sentimientos “No es al hombre, sino su bondad, lo que amo”, pues contrasta la idea de amor de Agnes (quien busca la superioridad de espíritu, la buena voluntad y la sensatez en un hombre) con la idea de amor de Rosalinda (que tiene la idea romántica del héroe oscuro y apasionado, pero también del caballero adinerado que complacerá todos sus caprichos).

A mí me parece que Agnes Grey es muy recomendable para conocer otro aspecto de las vidas de las mujeres en el siglo XIX, así como también para identificar los estilos de cada una de las hermanas Brontë. Me molesta que esta novela sea prácticamente desconocida cuando tiene la misma fuerza que Cumbres Borrascosas y la misma pasión que Jane Eyre, y que la pobre Anne siga siendo opacada por sus hermanas. De Anne Brontë espero leer pronto su otra novela, La Inquilina de Wildfell Hall, y terminar las otras novelas de Charlotte Brontë.

RESEÑA: La Casa del Páramo, de Elizabeth Gaskell

“Mientras te veo no me siento en un sueño, sino en algún paraíso terreno”

 

LACASADELPARAMOLa Casa del Páramo, fue publicada en 1850 bajo el título de The Moorland Cottage.

Es tan difícil encontrar versiones gratuitas (y legales, por supuesto) de Ebooks de Elizabeth Gaskell en español. Luego de haberme dado por vencida en encontrar cualquiera de sus libros en mi país o de comprar los libros online (no he encontrado un sitio confiable, barato y que tenga buenas ediciones), empecé mi búsqueda de Ebooks (Dios bendiga los ePUB) y sólo había encontrado tres de sus novelas: Los Amores de Sylvia, Norte y Sur y La Casa del Páramo (pero ya encontré los demás, así que me esperan buenas lecturas).


 

 

La historia transcurre en una pequeña casa de campo entre los páramos donde vive la Señora Browne y sus hijos Edward y Maggie. Han pasado la mayor parte de su vida en su casa, sin relacionarse con las demás personas de la región, sobre todo desde que el Señor Browne murió. Los niños crecen siendo criados de distintas maneras: mientras que a Maggie se le imponen múltiples labores domésticas, a Edward se le permite pasar ocioso todo lo que quiera y disponer de su hermana para que le sirva.

En esa región está también la acaudalada familia Buxton, quienes invitan a cenar a los Browne y poco apoco toman cariño por Maggie. El Señor Buxton desea la amistad de su sobrina Erminia con Maggie y espera que su hijo Frank pueda ser un ejemplo para el rebelde Edward. La Señora Buxton toma especial cariño por Maggie y la instruye en virtudes de paciencia, tolerancia y amor. COTTAGE

Con la muerte de la Señora Buxton, la novela nos adelanta en años y presenta dos problemas: el primero es que el Señor Buxton descubre que Edward ha usado su identidad ilegalmente, llevándolo a perseguirlo con la policía; y el segundo es que Frank y Maggie se han enamorado. El Señor Buxton, muy a pesar del cariño que tiene por Maggie, se niega rotundamente a esta unión por miedo a que la reputación de su hijo se vea afectada. Para evitar el matrimonio le ofrece a Maggie la oportunidad de no entregar a la policía a Edward siempre y cuando ella se niegue a casar con Frank. Maggie se opone y le propone que ella partirá a América con Edward y regresará luego de una temporada, y si el amor de Frank aún sigue intacto ella se casará con él, de lo contrario el compromiso se rompe.

Pero sucede que el barco en el que Edward y Maggie iban rumbo a América se incendia y Edward fallece, pero Frank estaba en ese barco y rescata a Maggie y regresan a casarse.

 


Hay que aclarar algo: la novela destila amor y virtudes a montón. Porque sinceramente hubo un momento en donde sólo quería golpear a Maggie y decirle que dejara de ser tan paciente con los que la rodeaban pero luego me recordaba que dentro del contexto en el que se mueve la novela la paciencia, tolerancia y la sumisión eran valores apreciados en las jóvenes. Aunque salté de alegría cuando Maggie se negó a dejar a Frank, fue como si al fin ella tomara las riendas de su vida.

De Edward y la Señora Browne no puedo decir más que están tan bien hechos que es imposible no odiarlos, son como una sola persona, destinados a odiar y hacer miserable la vida de Maggie, pero lo hacen tan bien que yo sentía que era la afectada y me dolía más a mí que a Maggie.

La relación de Maggie y Frank es algo que destaco, pues al principio yo me imaginaba algo tan cursi y romántico (conociendo a Maggie, que más esperar), pero ¡no! porque ellos tenían una relación muy realista y no se la pasaban diciéndose cuanto se amaban y cómo vivirían felices por siempre en cada ocasión que estaban juntos, sino que hablaban de cosas triviales y simples y aún así se sentía el amor entre ellos.

El final tomó un giro inesperado con eso del barco incendiado y la muerte de Edward (primera vez que me alegro de que alguien se muera y no me arrepiento de decirlo), todo sucedió tan rápido que yo no entendía. Quizá eso sea lo único negativo, el final es demasiado apresurado.

La Casa del Páramo me dejó una buena impresión en general, Elizabeth Gaskell es una de mis autoras favoritas y mis expectativas con ella siempre son altas y la suerte es que nunca deja de impresionarme.

RESEÑA: Los Amores de Sylvia, de Elizabeth Gaskell

“El amor era una vanidad, una cosa mundana de la que no había que hablar, y en la que tampoco había que pensar” –Capítulo 11

 

Esta es la segunda novela que leo de Elizabeth Gaskell, y extrañamente es mi favorita a pesar del megadrama que significa leerla. Por ser una de esas joyas desconocidas en las librerías de mi país no pude conseguir ninguna edición en físico, pero Apolo, mi eReader me sacó del apuro y lo pude leer. Y decir que a pesar de leerla sin ganas al principio, luego LITERALMENTE no la pude soltar.


 

La historia habla de Sylvia, una joven cuya falta de educación, testarudez y apasionados sentimientos la llevan inevitablemente a sufrir.  Sylvia vive en un pueblo donde la principal fuente de los-amores-de-sylvia-9788439722359economía para las familias es la caza de ballenas, que obliga a la mayoría de los hombres a irse al Ártico a trabajar. Cuando la temporada de caza había terminado y los hombres regresaron al pueblo, Sylvia conoce al primo de su amiga Molly, el arponero Charles Kinraid. Poco a poco, con el trato y la conversación, se enamoran, sin embargo Kinraid debe partir para la temporada de ballenas, pero parte prometiéndole a Sylvia de casarse con ella a su regreso. Paralelamente a esto encontramos la relación de Sylvia con su primo Philip Hepburn. Éste se encuentra perdidamente enamorado de Sylvia, hace planes para poder casarse con ella y afortunadamente cuenta con el apoyo de la madre de Sylvia. El gran problema es que Sylvia no lo ama, todos sus afectos están dedicados a Kinraid.

Para la suerte de Philip y la desgracia de Sylvia, a Kinraid lo capturan los oficiales del rey para servicio obligatorio a la corona. Philip vio como se llevaban a Kinraid y hasta hizo promesa de transmitirle el mensaje de Kinraid a Sylvia: él volvería por ella, se casarían y que por favor lo esperara, él no le fallaría. Sin embargo, Philip se calla todo esto.  Rumores aparecen de la “supuesta”  muerte de Kinraid, hundiendo más a Philip en sus mentiras a Sylvia, quien por supuesto está más desconsolada y desesperada que nunca. Para acarrear más desdicha, el padre de Sylvia se mete en serios problemas, al punto que es apresado y ejecutado. Al no tener más a su padre, estando su madre enferma y perdiendo la granja donde tantos días había sido feliz, a Sylvia no le queda más que recurrir a Philip y casarse con él, meramente por interés.

Philip, quien ve a Sylvia como una diosa, obviamente piensa que su matrimonio es la máxima felicidad obtenida. Su vida prácticamente era perfecta: se había vuelto rico, tenía buenas relaciones con los demás y la esposa que tanto soñaba que pronto le dio un bebé. Pero un día Kinraid volvió por Sylvia… desbaratando todo. Kinraid le contó todo a ésta, quien destrozada le dijo las peores palabras e insultos posibles al débil Hepburn. Desconsolado, este huye. Kinraid se va también, y luego Sylvia se entera que él se casa. Philip se enlista al ejército y hasta le salva la vida a Kinraid, su enemigo. Todo termina cuando Philip muere en brazos de Sylvia, quien regresó disfrazado de vagabundo solo para poder ver de lejos a su hija y esposa. Por salvar a su hija que cae de un acantilado, se golpea de muerte y es entonces cuando todo el pueblo se entera quien era él. Sylvia le pide perdón en el lecho de muerte, él también a ella y finalmente muere. La historia concluye con que Sylvia murió tiempo después, su hija se casó con un americano y se fue a EEUU.


 

Lo que más me pareció triste fue ver como la vida le cambia en un segundo a Sylvia. Ella pasó de ser una niña alegre, lozana y feliz, que compartía su tiempo en trivialidades y la vida familiar, que dedicaba su vida a pasear por el campo y ayudar en casa a convertirse en una mujer desdichada, amargada y nostálgica, sin ninguna aspiración para su vida. Eso es horrible, pero es también consecuencia de las decisiones que tomamos. Desde el momento que se presentó Kinraid supe que habría problemas y que él no era conveniente para Sylvia, pero ¡baaaaaam! se enamoran.  Es como si todo el destino confabulara contra Sylvia y que todos los que la rodearan de una u otra manera fueran utilizados para destruirle su vida.

Incluso Elizabeth Gaskell alguna vez dijo que Los Amores de Sylvia era “la historia más triste que yo haya escrito”.

Mrs. Gaskell

Philip, a pesar de ser tan débil y frágil fue mi personaje favorito, porque él demuestra como sus intenciones a pesar de ser buenas eran llevadas por la obsesión casi psicópata por Sylvia, pero al final enfrentó todos sus errores y los aceptó de buena gana.  Me dejó impactada cuando él reconoció haber puesto por encima de Dios a Sylvia, convirtiéndola en su objeto máximo de adoración.

Ya había leído otra novela de Elizabeth Gaskell, Norte y Sur, y como siempre ella no me decepciona por ningún motivo en cuanto a estructura, descripciones, diálogos o narración (ni hablar de los maravillosos títulos de cada capítulo), aún no comprendo cómo es que ella es aún tan desconocida en medio de la literatura inglesa del siglo XIX, ella está a la altura de grandes escritoras como Austen y las Brontës.

Para lecturas plagadas de emociones, nada mejor ésta, recomendable al cien por ciento.