Qué leo cuando no quiero (o no puedo) leer: mi guía como lectora ocupada

Desde que tengo memoria, me encanta leer. Mi idea de diversión es estar envuelta en mi cama una noche de sábado con un libro cautivante, y estar así horas y horas. Cuando era niña, me encantaba leer libros divertidos, hojear el periódico (aunque no lo entendiera), revisar los libros de mis hermanos y avanzar en las lecturas de los libros de mi escuela. La necesidad de llenar mi mente de cosas nuevas, de historias, de textos, siempre estuvo presente.

Mi período de mayor lectura (mi mini Siglo de Oro, le llamo de cariño a esa época de lecturas devoradoras) fue entre los 15 y los 21 años. Priorizaba mis lecturas antes que mis tareas. Leía alrededor de dos libros semanales (parte influida por la Escuela de Jóvenes Talentos en Letras, mi hogar formador). Ya en la universidad leía todo lo que se me topaba, regalaban o recomendaban. Mi lugar más preciado era un rincón en el suelo de la biblioteca universitaria, o leer en el bus mientras llegaba a casa. En esos años cultivé mi amor por los clásicos, encontré grandes autores (Elizabeth Gaskell, Alejandro Dumas, Sylvia Plath, Allan Poe, Emily Dickinson) y mi gusto literario se consolidó (hola, clásicos universales 🙂 ).

Pero esos días en que podía sentarme toda la tarde para leer terminaron. La realidad me obliga a sentarme 8 horas en un trabajo formal (el cual, gracias a la vida, implica escribir mucho), y mis horas de lecturas han disminuido. Yo me considero una lectora ávida, pero aquel sentimiento de pena por no leer como leía antes siempre me ataca.

Siempre me pregunto ¿dejo de ser lectora por ya no leer 2 o 3 clásicos de 500+ páginas cada mes? ¡Claro que sí! Siempre y cuando lea, lo que sea que lea, siempre soy una ávida lectora.

Y ¿qué es lo que leo una tarde luego del trabajo, con el tedio encima? ¿Qué leo cuando llego a casa después de entrenar? ¿Qué leo cuando estoy en el tráfico de las 6 de la tarde y estoy harta de la vida y lo que menos siento es tomar un libro?

  1. Poesía

Bendita poesía. Mi género literario favorito en momentos donde el tiempo es corto. Un buen poema me llena tanto con un buen clásico de 400 páginas. Y en estos meses de tanto ajetreo, me he leído muchas antologías. Empezando por un hermoso libro, Love Poems, de Everyman’s Library Pocket Poets: una selección de poemas de amor impactantes, llenos de vida, pasión y dolor. También, sino estoy en medio del tráfico y no tengo un libro en mano, busco en el sitio amediavoz.com algún poeta que nunca he leído. Y qué sorpresas me he llevado, pues descubrí a Juana de Ibarbourou, Ana Ajmatova, Elsa Cross, Carmen Alardín, Idea Vilariño y Ana Rosetti.

IMG_1274

  1. No ficción

Algo que nunca pensé que me gustaría tanto, sinceramente. La no ficción era un género prácticamente inexplorado para mí, hasta que decidí intentar y valió la pena. No sé porque es que encontré más fácil mantener el ritmo de la lectura con la no ficción cuando estoy corta de tiempo, aún no lo entiendo. Quizás porque fui muy cuidadosa en escoger temas con los que me sintiera más identificada. Entre los libros de no ficción que más me gustaron están Los Hombres me Explican Cosas, de Rebecca Solnit; La Mística de la Feminidad, de Betty Friedman; Y Claves feministas para la negociación en el Amor, de Marcela Lagarde.

  1. Novelas cortas

Al pasar 5 días a la semana durante 1 hora en el autobús, puedo permitirme leer una novela corta durante el viaje. Hace poco terminé mi relectura de Una Vida en el Cine, de Alberto Masferrer, y en actualmente estoy leyendo Tristán e Isolda, la versión del autor Thomas.

img_0511.jpg

  1. Audiolibros

¡No les tengan miedo! Cuando tengo las manos ocupadas (tejer, tareas de la casa, gym) un audiolibro es una gran ayuda. Yo les tenía miedo, pensaba que eso no era leer. Así que empecé con libros sencillos (muchos Young Adult famosos, que por curiosidad quería leer pero no comprar, los escuché por esta vía). Uno de los que recuerdo entrañablemente es To All the Boys I’ve Loved Before, de Jenny Han.

  1. Artículos, blogs, periódicos

Leer algo de calidad, en la plataforma que sea, es satisfactorio. Y el Internet me permite encontrar muchos sitios muy buenos, con contenido interesante y bien escritos. Los temas que más busco son literatura, historia, noticias de mi país y muchos reportajes extensos.


Esto es un poco de lo que leo cuando mis ánimos son muy pocos. No es malo tomarse un tiempo para explorar otros gustos, otras plataformas. Si leemos por placer, por conocer, por explorar, no debe de volverse tedioso.

¿Qué leen en épocas de poco tiempo/cansancio/falta de ánimo?

Anuncios

Conociendo a Sylvia Plath

It is a terrible thing
To be so open: it is as if my heart
Put on a face and walked into the world.

sylvia-plath-en-yorkshireHace casi dos años me topé con Sylvia Plath. Y ese momento marcó tanto mi percepción de la poesía. Sylvia Plath pasó a convertirse en uno de los momentos más importantes de mi vida como lectora. Encontré una de las frases de su diario y eso me llevó a googlear su nombre y varios meses después estoy aquí, completamente enamorada de cada aspecto de su poesía y obra.

Lo sorprendente de todo es que a pesar de ser una de las poetisas más alabadas del siglo XX, no se habla mucho de ella en nuestros países de habla española. Mucho menos en El Salvador, donde a todos a quienes les he hablado de ella la desconocen y los que sí saben de ella son contados con los dedos. Las traducciones de sus poemas al español son pocas y a veces muy malas, y los libros traducidos son increíblemente caros. Nunca se me habló de ella en ninguna clase de literatura que haya tenido en mi vida. ¡Fue un verdadero golpe de suerte el encontrarnos, Plath!

Sylvia Plath nació en Boston en 1932, hija de un inmigrante alemán que daba clases universitarias, Otto Plath, y de Aurelia Schober, quien fue alumna de Otto. Al morir su padre en 1940, los problemas de la familia Plath aumentaron, y la muerte de Otto marcó para siempre la vida de Sylvia.

I was ten when they buried you.
At twenty I tried to die
And get back, back, back to you.

Daddy

 

sylvia_plathPosterior a esto, Aurelia Plath y su hija se mudaron a Wellesley, Massachusetts, donde Aurelia daría clases en universidad. Sylvia se convirtió en una joven extremadamente talentosa, ganado múltiples premios y reconocimientos académicos e incluso publicando algunos de sus poemas cuando aún era una adolescente. Fue aceptada en el prestigioso Smith College y luego asistió a Cambridge University. Se casó con el laureado poeta Ted Hughes en 1956, cuyo matrimonio derivó en un torrente de controversias y tragedias.

Quizás lo que más se conoce de Sylvia Plath es todo lo trágico que rodeó su vida. Sus constantes depresiones marcaron su vida adulta, al grado que intentó suicidarse a los 19 años, sin éxito alguno. Fue hasta la edad de 30 años que terminó su vida. Su tormentoso matrimonio y separación con Ted Hughes es una de las causas que mayormente se atribuyen a que Plath se quitara la vida.


Esta vida trágica siempre siempre SIEMPRE ha afectado (y hasta casi opacado) la obra de Sylvia Plath. Mucho se comenta que toda su obra es autobiográfica, que en cada línea que escribió se encuentra una señal de lo mal (o bien, sea el caso) que ella se lo pasaba. Probablemente sea cierto, Sylvia Plath es considerada como parte del movimiento del confessional poetry,  en el cual los poetas retrataban vívidamente sus emociones y aspectos dramáticos de su vida.

Cuando me encontré con Sylvia Plath, lo primero que hice fue buscar sus textos, no su vida. Esto me sirvió de mucho ahora que veo hacia atrás, pues me permitió conocer a la Sylvia en los poemas y no a la Sylvia de la controversia. Y pues quiero presentar algunos de los poemas con los que yo entré al mundo de Plath, tal vez como una pequeña guía para tener un acercamiento a ella.

Por cierto, la frase que me atrapó desde un inicio, de la que tanto hablo, fue esta:

“Yes, I was infatuated with you: I am still. No one has ever heightened such a keen capacity of physical sensation in me. I cut you out because I couldn’t stand being a passing fancy. Before I give my body, I must give my thoughts, my mind, my dreams. And you weren’t having any of those.”

-The Unabridged Journals of Sylvia Plath

Curiosamente, la vi en un post en Instagram. Luego busqué sus poemas, y aquí está la lista de 10 poemas con los cuales me inicié (y mis versos favoritos de cada uno), y que creo son los ideales para conocer a Sylvia Plath

  1. The Rival

If the moon smiled, she would resemble you.
You leave the same impression
Of something beautiful, but annihilating.

2. Elm

It is what you fear.
I do not fear it: I have been there.

3. Mad Girl’s Love Song

“I shut my eyes and all the world drops dead;
I lift my lids and all is born again.
(I think I made you up inside my head.)

4. The Jailer

I imagine him
Impotent as distant thunder,
In whose shadow I have eaten my ghost ration.
I wish him dead or away.
That, it seems, is the impossibility.

5. Fever 103°

Does not my heat astound you. And my light.
All by myself I am a huge camellia
Glowing and coming and going, flush on flush.

6. The Surgeon at 2:00 am

The heart is a red-bell-bloom, in distress.
I am so small
In comparison to these organs!

7. Bucolics

Now he goes from his rightful road
And, under honor, will depart;
While she stands burning, venom-girt,
In wait for sharper smart to fade.

8. Poppies in July

If I could bleed, or sleep!
If my mouth could marry a hurt like that!

9. The Applicant

Stop crying.
Open your hand.
Empty ? Empty. Here is a hand

10. Three Women

Who is he, this blue, furious boy,
Shiny and strange, as if he had hurtled from a star?
He is looking so angrily!


Sé que todos están en su idioma original, pero en serio vale la pena leerlos en inglés (en mi opinión fue más personal e íntimo leerlos en el idioma que Sylvia los escribió).

Esta es sólo una sugerencia para iniciar con ella ¡hay tanto por leer de ella! Su novela The Bell Jar es buenísima (esta sí es considerada autobiográfica).

Igual, aquí dejo la lista de algunas de sus obras. Ariel es mi favorito, aunque en serio vale la pena comprar The Complete Poems, toda la recopilación de la poesía de Plath.

  • The Bell Jar
  • Ariel
  • The Colossus and other poems
  • Johnny Panic and the Bible of Dreams: Short Stories, Prose and Diary Excerpts
  • The Unabridged Journals of Sylvia Plath
  • The Collected Poems

¿Se te antoja leerla? Da click aquí para comprar el libro en Book Depository que más te llame la atención de ella ¡Con envío gratuito! 😉