Mujercitas y mi segunda infancia

Siempre que alguien me pregunta con qué libro me inicié en el hábito de la lectura, siempre les menciono los libros de la colección El Barco de Vapor. Mi escuela tenía un sistema en que nos daba un libro a cada alumno del salón y la dinámica era que al terminar el libro lo intercambiaras con un compañero y así. Y si habías leído muchos podrías tener puntos extra. Recuerdo cuando anoté el último libro que leí, El Duende a Rayas. Era finales de septiembre y ya había leído 25 libros en lo que iba del año. Aún me sorprendo de como es que logré leer tanto cuando yo no consideraba aún a la lectura como algo de impacto en mi vida.

El recuerdo de aquellos libros con ilustraciones, portadas coloridas y papeles brillantes es muy grato para mí. Viví mi infancia en esos libros que, sin que yo me diera cuenta, me estaban conduciendo a este hermoso e interminable mundo de la literatura.

Y como ahora es día del niño en mi país, vino a mí la reflexión de como tuve dos infancias en la literatura. La primera es esa de la que hablé, la infancia que estuvo acompañada por mis entrañables libros de El Barco de Vapor. La segunda, que la viví cuando estaba en los últimos años de mi adolescencia, es con un solo libro: Mujercitas.

Hace poco comentaba con alguien sobre porqué Mujercitas me gusta tanto. Esto me hizo reflexionar en como su lectura fue para mí una segunda infancia, pues gracias a su lectura es que me inicié de lleno en la lectura de los clásicos.

Había leído todos los clásicos que se me imponían en el bachillerato y en la escuela de letras –al mismo tiempo. Los leía, los analizaba como mis maestros querían y desde los 13 hasta los 18 todas mis lecturas de clásicos habían sido por imposición, no decisión personal. Y fue de mucha ayuda, pues quiérase o no me formaron un criterio y, porque no decirlo, un gusto literario. El problema fue cuando entré a la universidad y me topé con la realidad. Ahora debía yo escoger mis lecturas.

Mi primer acercamiento a Mujercitas fue a los 14 años, cuando mi mejor amiga de aquellos años y yo compramos una edición resumida y llena de ilustraciones de el libro, sólo porque valía menos de 2 dólares. La historia me encantó, aunque sentía que debía ser más larga.

Y varios años después, caminando entre los puestos de una feria de libro en mi ciudad, vi una edición íntegra de Mujercitas. De El Barco de Vapor. Al fin me enfrentaba al verdadero libro. Tenía 18 años, estaba iniciando una nueva etapa en mi vida y estaba dispuesta a escoger YO mis futuras lecturas.

Y aquí es donde entró Mujercitas. La narración de la vida de 4 hermanas cuyo padre está en la guerra y que se les hace muy difícil el poder vivir cómodamente (y aún así logran tener momentos divertidos y felices) me impactó tanto, pues en un clásico de la literatura encontré lo que creo yo todo adolescente anda buscando en cierto punto de su vida: identificarse con alguien.

Cuando leo reseñas de libros juveniles casi siempre me topo con que les gusta la lectura porque se logran identificar con uno de los personajes. Pues esto pasa en los clásicos también. La cosa es que no se puede entrar a los clásicos de un solo, sino que al ritmo que cada uno tenemos. Yo encontré mi ritmo con las narraciones de Louisa May Alcott y su Mujercitas. Y ha sido una larga cadena de libros y autores que me han llevado a tener las lecturas que hoy tengo.

Mi infancia en los clásicos fue de Alcott. Pasé luego a un crecimiento de muchos autores, experimentos y lecturas diferentes, tomando siempre en cuenta que fueran clásicos, pero que siguieran mi ritmo. Y así me la he pasado probando, saboreando y explorando nuevos autores.

Y mi yo adolescente se encontró a sí misma en dos personajes al tiempo que comenzaba a dar sus primeros en los clásicos (los cuales ahora son mi vida, por cursi que parezca).


La quinceañera con sueños de escritora, cuyo pasatiempo era devorar libros y siempre estar activa. Y la frágil niña que ama estar en casa y pasar en familia, encontrando diversión en las cosas más simples y pequeñas de la vida. Jo y Beth.

Comentaba con mi amigo que la razón por la cual yo me identificaba con Jo es porque ella era mi ideal de cómo quería ser yo: decidida, necia, luchadora y buscando siempre su sueño de dedicarse a la literatura. Sí, Josephine March, con su castillo en el aire y sus palabras que aún hacen eco en mí:

Tendría un establo lleno de caballos árabes, salas atestadas de libros y escribiría con un tintero mágico, que hiciera tan famosos mis trabajos como la música de Laurie. Antes de entrar en mi castillo, desearía hacer algo admirable que no se olvidara después de mi muerte. No sé lo que será, pero lo espero y algún día pienso sorprenderlos. Creo que escribiré libros para hacerme célebre y rica.; eso concuerda conmigo, de modo que es mi sueño favorito.

Y más aún al conocer a la Jo de Aquellas Mujercitas, la que se siente atrapada y necesita salir al mundo, sin temor al cambio, a cosas nuevas:

Creo que mejoraría con el cambio. Voy a ver y oír cosas nuevas, y aún si allí no tuviese mucho tiempo para escribir, a mi vuelta traería montones de materiales para mis “tonterías”.

Experimentar, crecer, caerse, levantarse. Aceptar que ya aquella infancia llena de aventuras sencillas se terminan pues algo dentro hace querer buscar más, conocer más.

Pero luego está mi otro lado. Quizás a veces perceptible sólo para mí. Mi lado de Beth. La frágil niña que quiere estar siempre con su familia. Cuyo castillo en el aire es tan simple, pero hermoso:

El mío es quedarme tranquilamente en casa con papá y mamá y ayudar en el cuidado de la familia.

Jo y Beth son tan diferentes… Pero en ambas encuentro rastros de mi infancia. Y este día del niño lo mejor es disfrutarlo con el libro que nos hace sentir eso, ser un niño. El mío es y siempre será mi Mujercitas.

Pero la vida que yo anhelaba entonces me parece egoísta, fría y solitaria. Todavía no he renunciado a la esperanza de que algún día escriba un buen libro, pero estoy dispuesta a esperar y segura de que voy a salir ganando con experiencias y ejemplos como estos.

Jo March

Anuncios